La villa del Roble fantasma.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Empezemos por un: ¡¡Buenos dias!!
Sáb Jun 02, 2012 7:18 pm por Lucy V. Matersson

» Avatería oficial
Sáb Abr 28, 2012 11:47 am por Lucy V. Matersson

» Mekare Sttromblade
Mar Abr 17, 2012 8:19 am por Mekare Sttromblade

» Edward Potter
Miér Abr 04, 2012 7:29 pm por Edward Potter

» Lucy V. Matersson
Lun Abr 02, 2012 2:29 pm por Lucy V. Matersson

» -Preguntas frecuentes.-
Mar Mar 27, 2012 10:22 pm por Azul

» Forever Mine -Recien Abierto- {The Vampire Diaries} Afiliacion Normal Se buscan persoanjes Cannon y
Sáb Ene 28, 2012 5:34 pm por Lena Night

» The Madness (normal).
Sáb Ene 28, 2012 1:47 am por Invitado

» A New Hogwarts- Recién Abierto- Élite- Pj's cannon dispo.
Vie Ene 27, 2012 11:05 am por Invitado



Terrence Hemingway.

Ir abajo

Terrence Hemingway.

Mensaje por Terrence N. Wolf el Miér Dic 07, 2011 7:18 pm




•Terrence Dryden Hemingway•

Sobrenombre: Ninguno. Se presenta siempre como “Terry”, dejando al lado el formalismo del nombre así como cualquier clase de apodo.
Raza: Humano. Caucásico.
Edad: 27 años.
Actividad: Agente (Centran Intelligence Agency, CÍA) | Psicólogo Forense.
Nacionalidad: Preston, Lancaster. Condado de Lancashire, Inglaterra. Reino Unido.
Orientación sexual: Heterosexual.
Estado civil: En proceso de divorcio.
Descripción física: Para comenzar a hablar acerca del aspecto físico de Terry, debemos empezar señalando los aspectos específicos de su persona. Por una parte su cabello se ve normalmente desaliñado que constantemente tiene que estar peinándole con la mano cuando le lleva más largo de lo preciso. Normalmente le lleva corto por lo mismo, pero cuando se va de misión es normal que se lo deje crecer pues cree que ir a la peluquería es perder el tiempo. Su cabello es lacio de un color rubio bastante claro que a simple vista es simple platino. Otro aspecto por demás notable en Terry son sus ojos. De color azul eléctrico. Probablemente este es el rasgo que más sobresale a primera vista, ya que hacen un contraste marcado con el color de su cabello, además de que estos poseen cierto toque de inocente malicia en ellos que suele restarle varios años a su edad. No es que sean ojos tontos, de cualquier manera, pues en ellos se encuentra aquel brillo casi divertido que dice que cualquier cosa que estén viendo es algo que le ha quedado muy corto en cuanto al entendimiento, pero estos no resultan ser insultantes ni por supuesto, arrogantes. Por el contrario, muestran cierta simpatía que hace que a ojos de los demás se califique como alguien de fiar.

De tez clara debido a su ascendencia caucásica. Esta normalmente no muestra imperfecciones – aunque tiene un par de cicatrices - y pasa sin mayor pena ni gloria más que ser suficientemente clara como para nunca hacerle ver bronceado.

De rasgos marcados y afilados. No posee el rostro aniñado ni redondeado al grado de hacer de sus facciones algo suave; por el contrario, estas son bastante marcadas aunque no lleguen a ser en ningún momento hoscas. Facciones afiladas, lo que le da un perfil ligeramente alargado. Sus cejas son pobladas, pero delgadas, lo que probablemente haga que sus ojos sobresalgan más además del color y la intensidad de estos. Su nariz es ligeramente larga y recta mientras que su sonrisa es ladeada, más bien lo que podría calificarse como una mueca ligeramente torcida. Otro rasgo que le acompaña siempre es una barba descuidada de un par de días, que suele hacerse más notoria cuando – de nueva cuenta – se encuentre sin tiempo para pasar a rasurarse. Lo que sobresale de esta es que es prácticamente incolora aunque parece delimitar y enmarcar sus constantes muecas como sonrisas. En el sentido de la forma de vestir, probablemente no exista alguien tan adaptable como Terry, no en el sentido de que pueda ponerse cualquier cosa y le quede de maravilla, pero no es de los que pierde el tiempo buscando “su propio estilo”. Desde la mezclilla, las playeras y los lentes oscuros, hasta los trajes sastre a la medida para las ocasiones más diversas. Lo que por supuesto, no quiere decir que no tenga una forma preferida de vestir. Y es que la verdad la formalidad no es algo a lo cual le tenga favoritismo, así que si fuese por él, normalmente se le vería en pantalón de mezclilla y playeras o camisas, además de zapatos cómodos y ligeros que le permitiesen correr más rápidamente, pero que a la vez fuesen fuertes y resistente, de preferencia botas o algo que no amerite tener que estar limpiando.

Descripción psicológica: Terry se considera una persona afortunada y esto es normalmente lo que termina por retribuirle al mundo. Terry es una persona calmada. No se puede decir que sea “frío”, pero es obvio que no tiene mucho interés en las personas que le rodean. Una de las cosas que no tolera ni soporta es la cobardía, no soporta a la gente falta de coraje. Cree que todos tienen un lugar en el mundo debido a una decisión y que cada quien tiene la condición que se ha forjado en su vida, ya sea para bien o para mal, por lo cual no soporta a la gente quejica y que no afronta su realidad con valor. La traición es otra cosa que no soporta de nadie, siendo inclusive bastante radical al respecto aunque algunos crean que no es necesario. No tolera la vida demasiado rigurosa, aunque no suele comportarse violento ante esta, al contrario, la toma con bastante humor, por lo cual no es raro que suelte algún comentario sagaz en el momento de tensión menos indicada, es conocido como un imprudente muy prudente entre sus compañeros por lo mismo, ya que reduce en el momento más inesperado la tensión.

Suele ser bastante observador y tener un sentido del humor bastante agudo, lo que suele llamar la atención debido a que en el momento menos previsto suele salir con el comentario menos apropiado, por lo cual algunos dicen que tiene una lengua bastante imprudente. Aún así, nada de lo que dice le pasa desapercibido, solo que cree que lo mejor es tomar las cosas con humor, lo que hace que muchos de sus defectos y de los demás tomen cierta tonalidad sátira cuando él se dedica en ensombrecerlos con algo de humor. Tiende a utilizar palabras algo rebuscadas y que le dan a sus diálogos cierto toque intelectual aunque en realidad de intelectual no tenga mucho. La realidad es que es un lector empedernido por lo cual ha logrado ampliar bastante su vocabulario al grado de “marear” a los demás en un momento dado durante sus discursos.

Terry es una persona bastante agradable a primera instancia y esto es solo una idea que se va plasmando aún más con el paso del tiempo. Siendo más bien sencillo y de fácil trato, no le gusta complicarse la existencia con cosas que considera innecesarias como prestarle mucho tiempo a los rencores y las venganzas, así que en ese aspecto debemos decir que es más bien amable antes de violento, aunque eso no quiera decir que sea precisamente un santo, por el contrario, ha demostrado poseer también un carácter bastante frío e intransigente que opta cuando es necesario ser totalmente responsable y que es mucho más inflexible de lo que se cabría esperar de una persona como él.

Es normal verle bromeando, inclusive con temas que parecerían vetados para muchos, pero eso normalmente es cuando toma más confianza con la persona en cuestión. Es bastante expresivo pues no es de los que guste de guardarse su punto de vista acerca de lo que sucede a su alrededor, desde cualquier acontecimiento hasta las personas que le rodean, por lo cual si alguien le agrada no es difícil que en un principio lo aclare, como si alguien no lo hace lo dice al final de la reunión, esperando que de esta forma se eviten momentos tensos a futuro, pues es una persona bastante directa y prefiera anteponerse a las banalidades que surgen en un momento de silencio con dos personas que no tienen nada que decirse.

•Historia y Familia•

Historia:
Terry nació en Preston, Lancaster una madrugada fría de enero. Hijo natural de Olive Hemingway, Terry fue el primer hijo de sus padres, ya que tres minutos luego de su nacimiento, su gemelo Tarquinn decidió acompañarle. Aún así sus padres no estaban casados. Ni siquiera juntos, cosa que no era precisamente una cosa que se viera con muy buenos ojos. Mucho menos tomando en cuenta de que en la época en la cual se encontraban su madre era una madre soltera y él, en consecuencia, un bastardo.

Pero antes de seguir con la historia, debemos aclarar que el término es necesario. No es en ningún momento que Terry haya sido de los niños que llora por los rincones por no tener un padre; por el contrario, está seguro que jamás le necesitó, su madre se encargó de ser madre y padre para él y no había que preocuparse por lo demás. ¿Qué era un bastardo? Probablemente. Pero eso solo le serviría algún día.

No se equivocaba.

Sus primeros años entonces los vivió solamente con la compañía de su madre y su hermano en una zona obrera donde ella comenzó a vivir luego de que su padre no quisiera hacerse responsable de él. Durante once años, ni siquiera supo su nombre para que un día – de buenas a primeras – este apareció en sus vidas queriendo recuperar el tiempo perdido. Su nombre era Matthew Wildcastle, miembro del Parlamento y señor “la gran importancia” que seguramente solo quería hacer algo por ellos para evitar que si salían a la luz, dañara su carrera política. Aún así Tarquinn no dudó en aceptarle pues siempre había estado falto de esa imagen paterna, Terry no estuvo de acuerdo pero luego de que su madre hablara con ellos, al final decidió aceptar a su padre – aunque solo fuera de nombre –, solo por petición de su hermano y madre.

Matthew terminó por acomodarles en una mejor zona y a la edad de trece años, tanto él como su hermano Tarquinn entraron al Eton College por recomendación de su padre, donde ambos se desarrollaron para al final entrar a Cambridge donde Tarquinn se decidió por la Sociología y Terry por la Psicología.

Fue allí mismo donde conoció a Charleen Sutton, estudiante también de Psicología, un año menor que él, patosa y ridícula como ella sola, no habían pasado ni tres meses juntos cuando él estuvo seguro que era la mujer con la cual quería pasar el resto de su vida.

¿Qué la vida comenzaba a sonreírle? Sin duda. Durante su estancia en Cambridge se dedicó a publicar bastantes estudios acerca del comportamiento humano que lo llevaron ser requerido por la CÍA – debido a un estudio criminalístico – luego de su graduación. No lo pensó mucho antes de partir a Nueva York, donde planeaba comenzar a hacer su vida de forma paulatina sin intervención de su padre. A comparación de Quinn, quien siempre mostró inclinación hacia él, Terry prefería mantenerlo lejos de sus asuntos y pronto ambos hermanos comenzaron a discutir por las cosas más simples, creando una separación entre ellos que aún con el paso de los años no ha podido disolverse.

A los veintitrés años comenzaba su vida en la CÍA y en Nueva York. Su madre había fallecido un par de años antes y su hermano prefería dedicarse a la política y las cenas distinguidas de su padre. Él se embarcó en el trabajo llegando a hacerse un nombre en este debido a su edad y a sus investigaciones. Fue entrenado, medido y probado y al final, terminó por ser catalogarse como uno de los más prometedores agentes. ¿Charleen? Le alcanzó un año después en Nueva York, al terminar su carrera.

Se casaron en junio en una pequeña boda en compañía de sus más cercanos parientes amigos; aún en contra de la opinión de su padre y la de los padres de Charleen. Primero porque su padre deseaba que su hijo se uniera con alguien de más alto estatus. Después porque los padres de Charleen preferían un yerno que no fuese ilegítimo. Al final tanto Terry como Charleen decidieron no hacerles ningún caso, se amaban lo suficiente como para saber que no iban a necesitar nada más que la presencia del otro. Tarquinn no asistió a la boda.

Durante los siguientes tres años, la recién formada pareja comenzó con su vida. Con las mismas altas y bajas que tiene cualquier relación, pero manteniéndose firme en sus propósitos. O al menos así querían serlo hasta que Tarquinn comenzó a meterse dentro de la relación, presionando lo suficiente para que un par de semanas después de su cumpleaños número veintisiete – y luego de una larga discusión con el mismo tema de siempre, los hijos que Charleen quería tener y que Terry no estaba dispuesto a concebir en un par de años más – ella decidiera que era momento de separarse.

Al llegar a su departamento, Terry solo encontró una nota de Charleen explicándole que lo amaba demasiado como para obligarlo a ser padre, pero que lo dejaba en libertad puesto que prefería alejarse de él antes de que las cosas entre ellos fueran irreconciliables.

Y Terry – haciendo uso de su buen humor – se dedicó a dormitar en la oficina y a seguir haciendo el papeleo, llenando casos, buscando pistas. No quería detenerse en ningún a pensar en que Charleen le había abandonado de aquella forma. No quería si quiera concebir que ella estuviera dispuesta a buscar su familia con alguien más.

Así pasó los siguientes meses, en aquel proceso donde la gente fuerte jamás decae y demuestra lo jodida que se encuentra y diversas chicas pasaban por la cama que en un momento compartió con su esposa, olvidando de esa forma – o intentándolo – el eco de su risa y la suavidad de su piel.

Pero de un par de meses las cosas comenzaron a cambiar. Primeramente luego de sostener una charla con Ed, un amigo en común de él y su esposa que estaba bastante extrañado con la idea de que Charleen le hubiera dejado, argumentado que él le había visto un par de días antes y que ella jamás había planteado la posibilidad de separarse de él. Luego comenzó con las pistas, las más simples. Unir las cosas que no había querido unir para buscarle, porque aunque quería tenerla a su lado, respetaba su decisión de tomar distancia. Había muchos cabos sueltos. Charleen no le había llamado desde su partida, pero no solo no le había llamado a él, no había llamado a nadie más, incluyendo sus padres y amigos. Pronto aquel desazón que sintió cuando ella se marchó se convirtió en una aguda curiosidad, porque ¿en qué lugar podía haberse metido?, ¿qué razones, además de las que él creía tenía para alejarse?

Las cosas eran… extrañas. Durante el último mes había encontrado bastantes síntomas alarmantes que se habían desarrollado a su alrededor sin que él lo notara siquiera, lo que le hizo llegar a la conclusión de que tal vez Charleen no había decidido irse si no que alguien había decidido llevársela. Junto toda la cantidad de pistas posibles y al final allí estaba, en el Vagón 7 con destino a Minsk, siguiendo las pistas de prácticamente un fantasma. ¿La razón?, ninguna en realidad. Aunque Terry trata de auto convencerse de que solo quiere saber que ella esta bien y de que nadie le obligo a marcharse, sabiendo que al escuchar la respuesta simplemente será incapaz de decir: “Te amo, no me dejes. Hagámoslo de nuevo”.

Familia:
Charleen Cassidy Hemingway (Sutton de soltera). Esposa (separados más no divorciados). 26 años. Psicoanalista. Localización desconocida.
Tarquinn Robert Hemingway. Hermano gemelo. Menor por tres minutos. Sociólogo. Localización desconocida.
Mavelle Keely Hemingway. Madre. Obrera. Originalmente hija de una familia de cierto renombre del condado de Lancaster. Fallecida.
Matthew Kalë Wildcastle. Padre. Miembro del Parlamento. No tiene una relación muy estrecha con él, por lo cual no tiene mucha información, solo sabe que en la actualidad vive en Londres junto con su esposa Clarice y su única hija, Nirvana.
Charles & Suzette Sutton. Suegros. Nunca ha tenido una relación con ellos. Lo único que sabe es que viven en el Condado de Derby junto con la hermana menor de Charleen, April.

•Otros Datos•

Nivel de adquisitivo: Nivel económico medio alto, debido a su trabajo como Agente. Si bien es cierto que la posición de su padre debería darle mayores ingresos, al no tener contacto con él tampoco lo hace con su economía. Prefiere rascarse con sus propios medios. Su trabajo le permite tener una buena posición aunque eso no lo lleva a tener dinero de sobre. Lo necesario para sus gastos y una vida cómoda sin llegar a muchos lujos.
Pertenencias: Puesto que el viaje que realiza es ‘corto’ – o al menos así lo cree – Terry solo lleva una pequeña valija de piel gastada de color castaño con una muda de ropa; aún así eso no es lo importante dentro de su equipaje ya que debido a su trabajo carga con él dos ranging bull taururus .454 casull, ssus armas preferidas en color negro y blanco. Lleva además lo básico en cualquier viaje: un teléfono que le permite estar comunicándose con la oficina, una caja de galletas llena de fotos – por si él y Charleen deciden separarse, preferiría que ella tuviera las fotos – y otros artefactos que son más de ayuda en su trabajo que en algún viaje. Pastillas de cianuro, una cámara de bolígrafo y su portátil.
Enfermedades: Ninguna conocida. Terry siempre ha tenido una buena salud y más allá de las típicas gripes o infecciones propias de la niñez no ha sufrido ninguna enfermedad que valga la pena nombrar.
Antecedentes: Historial completamente limpio. No es que en alguna ocasión no haya terminado dentro de las rejas, pero la posición en su trabajo le permite que ese tipo de situaciones sean eliminadas, pues además en la mayoría de sus casos ha sido con algún nombre falso, en alguna situación falsa donde el objetivo era infiltrarse dentro de la organización policiaca. Si bien es cierto que durante sus primeros años fue un chico bastante… temperamental, en la actualidad podemos decir que se mantiene al margen.
Manías o Trastornos: Duerme demasiado. Y es que prácticamente siempre anda dormitando allí donde se queda sentado. Además de eso su alimentación está basada prácticamente en pizza, cerveza y helado de fresa. No tiene desviaciones, no se muerde las uñas, no se pinta el cabello y no se corta para evitar pensar, pero si algo puede considerársele como una manía en Terry probablemente sería la forma en la cual tiene a expresar de forma bastante brusca – y ligeramente agresiva – cuanto le importan los demás… aunque la mayor parte de las veces parece ignorarlos.
Fobias: Terry no se considera a sí mismo miedoso. Si bien es cierto que como todo ser humano tiene el respeto necesario a cosas como la muerte – que no le teme, pero no quiere morir aún -, no existe a simple vista un temor que salga a relucir. Aún así este es bastante obvio y es que Terry es de las personas que con todo y su carácter ligeramente burlón, es amable. Y leal. Y protector. Y nunca va a dejar de preocuparse por las personas que le importan, ya sean sus amigos, su hermano o su esposa. El que algo le pase a cualquiera de estos es, sin duda, su mayor temor.
Gustos: Tiene un particular gusto por los placeres simples – comer pista, dormir una siesta, los cigarrillos – que está lejos de ser el de un Wildcastle. Es una fanático de la música, sobre todo del rock en cualquier tipo de progresivo con un gusto particular por ciertos grupos. No le gustan las cosas clásicas, prefiere lo escandaloso con muchas guitarras. Si la clase es algo con lo que se nace, es algo que le hace falta, pero no le interesa en lo absoluto como para preocuparse. Tiene otro particular gusto por las cosas dulces y los más diversos postres por lo cual no es difícil convencerle o ganarse su aprecio con la presencia de algún suculento postre, alguna tarta o algo que lleve suficiente dulce como para poner loco a un pitufo y que en él provoca una enorme sonrisa.

•Extra•

Religión: Hereje. Criado bajo la religión católica, no cree en nada de ella en la actualidad, aunque no por ello se considera ateo. La religión es algo que no le importa y la verdad es que se detiene pocas veces a pensar en ello.
Habilidades: Ha tenido una formación de psicólogo forense, lo que le hace una persona bastante astuta. Sabe leer entre líneas y la manipulación es algo que se le da con relativa facilidad. Aún así Terry no hace uso de esto en la vida cotidiana pues cree que es molesto tener que analizar a todos; sobre todo cuando no te lo han pedido, pero normalmente su ojo es bastante crítico y es casi imposible que algo le pase por alto. Además de eso, como todo agente ha tenido una instrucción en diversas artes marciales y manejo de armas, básicas en el entrenamiento de cualquier miembro de la CÍA para tener que matar en caso de ser necesario.
Deportes: Terry no es adicto a ningún deporte. Si bien sabe montar a caballo, no le considera deporte y casi nunca lo hace. Aunque si le preguntas puede que escoja el billar, cosa que le gusta bastante en cuanto tiene tiempo libre.
Mascotas: Ninguna. Cuando Charleen y él vivían juntos tenían un hurón de nombre Sigmund, pero este era de Charleen por lo cual en la actualidad no tiene ninguno.
Idiomas: Inglés puesto que es su lengua materna. Durante su estancia en Eton – y de forma obligatoria – tomó francés y español. Una vez en Cabridge tomó alemán. En la actualidad hable con fluidez estas cuatro lenguas debido a que en su trabajo tiene que mantener un constante ejercicio de las mimas por si es necesario tener que tomar un trabajo de incognito.
Estudios: Master en Psicología Criminal. Ha escrito varios artículos que son conocidos dentro de la comunidad de las Ciencias Sociales debido a sus teorías de la Desviación Social, aún así no es internacionalmente famoso ni la gente lo reconoce cuando camina por tranquilidad por la calle.




OOC. Me he equivocado al momento de registrar y lo hice con un nombre ya ocupado. Si no es mucha inconveniencia me gustaría cambiarlo - de ser posible - por el que está en la ficha. Muchas gracias (:
avatar
Terrence N. Wolf

Mensajes : 5
Bombillas : 1
Fecha de inscripción : 07/12/2011
Edad : 34
Localización : Estación de Medianoche.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Terrence Hemingway.

Mensaje por La Bruma el Miér Dic 07, 2011 10:49 pm


Ficha Aceptada
Bienvenid@ al Vagón 7, ya puedes abordar.




Lo que esconden los secretos, la bruma solo trae los recuerdos…

Si me ves llegar, es mejor que te escondas para salvarte.
avatar
La Bruma
Narrador

Mensajes : 115
Bombillas : 81
Fecha de inscripción : 20/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.