La villa del Roble fantasma.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Empezemos por un: ¡¡Buenos dias!!
Sáb Jun 02, 2012 7:18 pm por Lucy V. Matersson

» Avatería oficial
Sáb Abr 28, 2012 11:47 am por Lucy V. Matersson

» Mekare Sttromblade
Mar Abr 17, 2012 8:19 am por Mekare Sttromblade

» Edward Potter
Miér Abr 04, 2012 7:29 pm por Edward Potter

» Lucy V. Matersson
Lun Abr 02, 2012 2:29 pm por Lucy V. Matersson

» -Preguntas frecuentes.-
Mar Mar 27, 2012 10:22 pm por Azul

» Forever Mine -Recien Abierto- {The Vampire Diaries} Afiliacion Normal Se buscan persoanjes Cannon y
Sáb Ene 28, 2012 5:34 pm por Lena Night

» The Madness (normal).
Sáb Ene 28, 2012 1:47 am por Invitado

» A New Hogwarts- Recién Abierto- Élite- Pj's cannon dispo.
Vie Ene 27, 2012 11:05 am por Invitado



Noah Lefebvre.

Ir abajo

Noah Lefebvre.

Mensaje por Ainhoa Lefebvre el Vie Dic 09, 2011 7:44 am




•Ainhoa Coraline Lefebvre•

Sobrenombre: Noah. Más que sobrenombre este viene a ser un diminutivo de su nombre, aún así posee un único apodo dado por sus compañeros de trabajo: Revólver.
Raza: Humano. Caucásica. Cajún.
Edad: 25 años.
Actividad: Agente de la CÍA. (central Intelligence Agency). Hacker.
Nacionalidad: Americana. New Orleans, Luisiana.
Orientación sexual: Heterosexual.
Estado civil: Casada.
Descripción física: De cabello largo, llegándole a media espalda de un color profundo color chocolate. Este es quebrado y suele enrularse con facilidad. Normalmente le lleva suelto, aunque cuando tiene que trabajar opta por sujetarlo con alguna pinza en un moño por demás descuidado. Lo lleva largo puesto que cree es un signo de femineidad y eso, lejos de causarle algún conflicto le suena a usos a su favor, por lo cual siempre le ha tenido especialmente cuidado. Un rasgo sobresaliente de ella y que probablemente sea su mayor atractivo son sus ojos. Estos son grandes de color castaño, que muestran una inocencia que difícilmente podría llegar a poseer, brillantes y cálidos. Son ojos mentirosos y guardan bastante bien sus emociones para no delatarla con facilidad, muestran mucho, pero no por ello muestran lo que verdaderamente siente. De largas y rizadas pestañas, estas le dan cierta luz y suspicacia a su mirada. Es difícil que cuando clava su mirada en alguien esta pase desapercibida. Su rostro nunca está indiferente, siempre tiene una mueca en él.

Su piel es suave, sin ninguna imperfección. No le gustan los tatuajes ni las perforaciones, así que no lleva ninguna. De tez clara con tendencia a sonrojarse con facilidad debido al clima. Su cuerpo es delgado y alto, de cintura estrecha y atributos notables. Piernas largas que gustan de estar coronadas siempre de vertiginosos tacones. Pasa del uno setenta, por lo cual no puede considerarse como baja, aunque tampoco es especialmente alta, aún así regularmente usa ropa que resalte sus atributos y no le haga parecer ni excesivamente baja ni alta.

Su rostro posee rasgos finos y ligeramente redondeados, dándole una apariencia dulce e infantil. Lo que más resalta de su rostro es su nariz pequeña y recta y los labios que siempre lucen tentadores en sonrisas ladeadas o inocentes. Suele hacer bastantes gestos, lo que le dan a su rostro un toque caprichoso. En cuanto a su forma de vestir esta puede ser elegante y casual, o bien, destructiva y escandalosa. Noah puede cambiar conforme sea la situación. Como bien puede aparentar un estatus elevado con ropa por demás sobria, también es cierto que gusta de los pantalones de piel bastante estrechos y las blusas de escotes grandes y sugerentes. Todo de acuerdo a su estado de ánimo.

Descripción psicológica: Noah es una mujer de gustos… simples. De de disgustos… más simple. Acostumbrada a que siempre se le de la razón no le gusta que le lleven la contraria o se rehusen a cumplir sus caprichos, si bien no es dada a los escándalos, todo el que la conoce tiene algo bastante claro: A Noah Lefebvre no se le dice ‘no’ cuando quiere algo.

Noah es de las mujeres que a primera instancia suele mostrarse como una chica bastante dulce y agradable, educada y hasta simpática cuando se le conoce. Pega bastante bien con la imagen de la hija de un senador, por lo cual tiene bastantes temas de conversación. Suele mostrarse ligeramente perversa, pero eso solo hace que los demás le crean una chiquilla caprichosa. En cambio, con las personas a las cuales no tiene que fingirles nada, suele ser caprichosa, egoísta y ante todo, provocativa. Le gusta mantener el control de cada uno de sus pasos. Es manipuladora y le gusta se haga su voluntad. No duda en utilizar alguno de los chantajes emocionales más comunes, como el llanto o el enojo cuando la oportunidad se le presenta. Es reservada con su vida personal y no le gusta hacer ningún tipo de relación con las personas que le rodean. Es orgullosa y altiva, y nunca baja la guardia. Lujuriosa y burlona. Sabe que es fácil para ella despertar mucha clase de sensaciones en los hombres – y hasta algunas mujeres – pero solo utiliza tal cosa como instrumento. En pocas palabras, le gusta dejar calientes las braguetas, pero nunca da nada de lo que pueda arrepentirse.

Decidida, fuerte y directa. No es la clase de mujer que se detiene ante nada por su condición. No se deprime y siempre mantiene una actitud positiva de la vida. No le gusta bajar la cabeza y es tan orgullosa que es capaz de no morirse aunque le corten la cabeza solo por llevar la contraria.

Ligeramente solitaria. Muchas veces asusta a los demás nada más abre la boca. Es demasiado cruda al decir las cosas y más bien, tiende a maltratar a todo el mundo, y es que en ocasiones Noah parece no tener sangre, sino fuego líquido en las venas. Es una mujer que no teme luchar por lo que quiere, al contrario, a lo largo de su vida ha aprendido que debe de hacerlo de esta manera antes de verse obligada a doblegarse. Noah no tiene absolutamente nada de mujer sumisa y abnegada, antes es más fácil que se le vea con un vestido de color rosa pastel con largos rulos colgando a los lados de su rostro, que a verle con la cabeza gacha. Desde muy temprana edad, el carácter de la chica siempre sobresalió, pues este es fuerte, ligeramente explosivo y mala leche, con muchos arranques que podrían hacerla nombrar como la perfecta cabrona. Y es que la chica, cuando se molesta, no duda en irse a los extremos. Violenta, si, cuando sabe que está en la razón no da su brazo a torcer, aún así, cuando sabe que ha cometido un error no duda en aceptarlo y en morderse la lengua.

Es directa, y algunas veces puede pecar de fría o de cruel, pero esto se debe a que cree que la sinceridad, aunque lastime en algunas ocasiones, es mejor que la mentira. Así que si quieres un consejo, o piensas ir a llorar tus penas, ella no es la mejor opción. Fuerte y decidida. Cuando se propone algo tiene que llevarlo hasta al final, no le gusta dejar las cosas a medias y si lo hace tiende a traumatizarse bastante. Querer es poder. Así pues, Noah no es de las personas que se pide imposibles, pero que cumple con todo lo que se propone. Por otro lado, con quienes considera sus amigos es una mujer leal. Si bien no es muy dada a los abrazos ni a las demostraciones de cariño en público, meterse con alguien a quien ella quiere significa tener a una leona de baja estatura saltando directo al cuello del responsable. Sumamente impetuosa. Noah está acostumbrada a no quedarse con las ganas de nada en la vida, por lo cual, cuando se propone algo es capaz de hacer cualquier cosa para conseguirlo. Apasionada en extremo, pone el cuerpo y el alma en aquello que suele ser su obsesión del momento.

Coqueta empedernida. Y también una cabrona. Se sabe suficientemente atractiva como para atraer más de una mirada con aquel estilo exótico de la que la dotaron los genes, por los cuales, no duda en explotarse a si misma, con movimientos cadenciosos y comentarios subidos de tono que suelen provocar distintas reacciones en los demás, aunque todos ellos llevan un solo fin. Fin que la chica, por cierto, desdeña con una sonrisa burlona en el rostro. No le gustan los compromisos, libre como siempre ha sido, odia sentirse atada, por lo cual las relaciones amorosas no son su fuerte. Aunque eso si, si el chico en cuestión le agrada en demasía, no duda en hacer lo necesario, aunque ese punto ya no será explicado, pero con su carácter, se deja a la imaginación.

Si bien es cierto que Noah no es del todo expresiva, tampoco es inhumana. La mayoría del tiempo reprime lo que siente para no verse vulnerable hacia los demás. Realmente, debajo de aquella coraza de fortaleza y de carácter esquivo y burlón, existe una chica que se preocupa por los demás, que no tolera las injusticias y que como todos, le gusta ser querida por los demás. Nada fuera de lo normal. Inteligente, y feminista. Independiente desde siempre, odia la idea de sentir que necesita a alguien para lograr sus metas, por lo mismo, el trabajo en equipo no es precisamente su fuerte.

•Historia y Familia•

Historia: Noah nació en Nueva Orleans, siendo la primera y única hija del primer matrimonio de su padre y el único de su madre. Matrimonio por conveniencia, cabe aclarar, puesto que el futuro político de su padre estaba en manos de su madre. Nació a los siete meses, por lo cual se despertaron muchos rumores de que su padre se había casado con su madre solo para acallar a la prensa, cosa que efectivamente, sucedió. Y es que en realidad Remy no tenía ninguna intención de contraer matrimonio con Adrianne, lo que había comenzado como una aventura terminó en un embarazo no deseado y las consecuencias de ello era tener que condenar su vida para no condenar de esa forma su carrera política.

Político. Un padre político siempre ausente que no tenía muchos gestos de cariño hacia con ello. Su madre, en cambio, siempre fue bastante dulce con ella, y sus primeros cuatro años de edad fueron prácticamente, la vida de cualquier princesa. Noah fue llenada de cariños, juguetes, dulces y toda clase de cosas que un infante puede desear. Felicidad a la orden del día, con padre ausente o no, Ainhoa Lefebvre era una pequeña princesa.

Claro que ninguna historia se mantiene en completa felicidad siempre, y la de Noah no fue la excepción.

Su madre murió cuando ella tenía cuatro años de edad. Harta de la indiferencias de su marido, quien la consideraba solo una sucia cajún sin clase, terminó por suicidarse. La presión social a la cual se vio sometida desde que unió su vida a Remy, junto con el hecho de que siempre fue por extremo depresiva, le llevaron a un cuadro crónico de la misma que terminaría por llevarle a la tumba.

Remy sabía que – bien o mal – la chica no tenía la culpa, aún así nunca había sido muy unido a su hija. Los siguientes años, ella pasó prácticamente a ser responsabilidad de la servidumbre, quienes se encargaron de cumplir sus caprichos mientras que su padre se limitaba a firmar cheques y enviarle a los mejores colegios, esperando que de esta forma los genes de su madre terminaran por desaparecer para dar origen a una señorita digna del apellido Lefebvre.

Los resultados no fueron precisamente aquellos, ya que de ser diferente, pero con el carácter dulce y sumiso, pasó a ser el dolor de cabeza definitivo para su padre. Y es que seguido a su adolescencia este creyó que lo correcto luego de un par de años era contraer matrimonio con Gabrielle Mérimée, una joven abogado cuyo prestigio podía ayudarle a llevarle al Senado en las siguientes elecciones. Tuvo razón, aunque no por ello las cosas se arreglaron en casa. Noah ya no era precisamente la niña tierna que le veía con ojos ligeramente asustados, por el contrario, el tiempo había formado en ella a una chiquilla altiva y orgullosa que desde aquel momento plantó su voluntad por encima de otros.

Así, los primeros años de Noah se vieron cargados de un montón de cosas, menos de palabras dulces o momentos dignos de atesorar. Nunca fue buena siguiendo las reglas y la voluntad de su padre nunca fue importante para ella, acostumbrada a hacer lo que le venía en gana, desde los catorce años de edad se convirtió en una chica algo vaga, pasando casi todo su tiempo fuera de casa, ya fuera con las amigas o en algún bar – al cual siempre hacia le dejaran pasar – para pasar el rato. Fue en ese lugar donde conoció a Robert, el hombre que años después sería un verdadero dolor de cabeza.

Remy no sabía muy bien que hacer con ella, constantemente tenía que comprar a la prensa para que estos no difundieran las fotos comprometedoras y noticias de escándalos de su hija, y aunque muchas veces intentó meterle en algún Colegio, al poco tiempo terminaban expulsándole. Noah no estaba interesada en aprender a ser una señorita, por el contrario, aprendió a utilizar mejor la tecnología a su favor y con ayuda de Robert, en menos de un año ya era una hacker bastante conocida en la red, sobretodo debido a sus cracks para romper plantillas oficiales y de gobierno.

Claro, ese tipo de crímenes jamás pasa de largo a los ojos del Gobierno de los Estados Unidos, así que un buen día sin más, mientras su madrastra tomaba el té y le decía de lo más tranquila como sería lanzada en sociedad – tenía casi dieciséis años – mientras cuidaba a los gemelos – sus medios hermanos – un operativo se formó fuera de su casa. Ni siquiera el Senador Lefebvre con todas sus influencias fue capaz de borrar el historial problemático de su hija.

Noah fue entonces llevada a Washington donde le explicaron lo precaria de su situación – si bien no era mayor de edad, había delinquido en varias formas por lo cual pensar en que se pudiera acercar de nueva cuenta a una computadora era prácticamente… imposible – pero ella decidió hacer caso omiso de ello, a final de cuentas tenía cosas más importantes en qué pensar, como un retraso de más de tres meses que seguramente era alguna cosa formándose dentro de ella, con su sangre y la de Robert, dispuesta a irrumpir en su vida y no precisamente para bien.

El proceso fue largo, pero al final Noah pudo regresar nuevamente a su casa, con un historial que no le permitía acceder a ningún computador y un embarazo de siete meses que amenazó con matar de un infarto a su padre.

Y… a este punto y luego de hablar de cómo Noah está lejos de ser la víctima en su historia, lo demás puede interpretarse. Probablemente tener al bebé, dejarlo a su padre y largarse a Europa, donde podía vender todo lo que sabía el menor postor. ¿Alejarse de todo y comportarse?, jamás. Ese no era su estilo.

Claro que Noah para ese punto no había previsto algo. Y era que ese algo – pequeño, diminuto. Con ojos de color azul, diez deditos en manos y pies y un beso en la mejilla derecha -, así como ella, estaba dispuesta a hacer su voluntad. Y esa voluntad era simple: se quedaba con su madre, si o si.

Noah se enamoró. Si probablemente nunca había sentido un amor verdadero por nadie, Isobel vino a ser el cataclismo en su vida. Suficientemente valiosa para olvidarse de su orgullo, apretar los labios y aceptar la ayuda de su padre, porque a final de cuentas ya era madre y no podía comenzar a tomar las decisiones equivocadas. Así, el Senador Remy Lefebvre pudo “componer” un poco la vida de su hija, primeramente uniéndola en matrimonio con el hijo de uno de sus más cercanos amigos, Scott Cromwell, quien previamente había aceptado tomar la paternidad de Isobel a cambio de ciertos placeres económicos de los cuales les prevería el senador. Luego de eso compró una casa para ellos y los envió a un par de cuadras de su casa, desde donde podía estar presente en la educación de su nieta, la cual esperaba, no saliera como su proactiva hija.

Años después las cosas no cambiaron. Probablemente aquel par de años lo único que le puso cierto matiz a su vida fue Isobel. Su marido… bueno, nunca había sido del todo de su agrado, si bien era cierto que tampoco le tenía un odio específico. Se alejó por completo de todo aquello que durante sus primeros años tanto había disfrutado y se dedicó enteramente a su casa.

Claro que el destino no tenía precisamente escrito eso para ella.

Cuatro años después de aquel episodio en el cual se le dejó claro que ser hacker no era su futuro negocio, la Agencia apareció. Primero fue un caso, en el cual pidieron su ayuda. Algo simple y que alguien tan cuadrático como un agente no podía identificar. Luego de eso, fueron un par más. Y luego de eso fue una oferta de trabajo.

Trabajo. Noah jamás hubiera imaginado terminar trabajando para la CÍA bajo ningún concepto, pero a sus veintiún años esta era una oferta que no podía rechazar. Menos cuando esta había sido hecha por el hombre más jodidamente perfecto que había visto en toda su vida. ¿Qué está casada?, vamos, los celos no son lo de ella. Así como tampoco importaba mucho que él también lo fuese, aquella clase de descarga eléctrica solo se siente una vez en la vida y Noah estaba bastante dispuesta a correr el riesgo. Cinco años después no se arrepiente de ello. No solo ha disfrutado de su carrera – en un sentido ligeramente perverso, como confesara a Terry un par de años después, ya que más que el volver a estar tras la PC, lo que verdaderamente le importó fue el uso de las armas -, sino que pronto se hizo de un nombre debido no solo a su ingenio y astucia, sino a su perfecta puntería y a su habilidad por romper cualquier sistema de defensa en la red.

Así Noah Lefebvre, Cromwell por matrimonio ha cambiado en el curso de los años. De ser una adorable niña a ser una terrible y malvada adolescente. A ser criminal, a ser madre y esposa; para luego tomar las riendas y hacerse agente. A final de cuentas todos ellos son meros roles y ella sigue siendo aquella mujer de carácter firme que solo hace lo que siente en el momento que lo siente, importándole un cacahuate las consecuencias que ello pueda tener. Ella ha nacido para ser libre y por lo mismo, no soporta que nadie lleve la contraria a su persona.

Es por ello precisamente que ha decidido tomar un tren. Un caso extraño y un boleto de regalo, siguiendo al hombre que va en busca de su mujer con el único fin de evitarlo. Porque Noah tiene bien claro las cosas que quiere en la vida y compartir no es algo que esté en su lista de propósitos en cada año nuevo.

Familia: Isobel Cromwell. Hija. Ocho años de edad. Asiste a un colegio privado en Luisiana y está segura que su madre es Agente… político en la campaña del abuelo.
Scott Evan Cromwell. Esposo. Veintiocho años de edad. Empresario. Su relación con él no es del todo Buena, ya que aunque están casados a Noah jamás le ha importado en lo absoluto.
Remy Lefebvre. Padre. Cincuenta y ocho años. Político. Ex-senador del estado de Luisiana, actualmente trabajando nuevamente en su campaña política para reelegirse.
Gabrielle Mérimée. Madrastra. Cuarenta y cuatro años. Actriz. Nunca se ha llevado bien con ella aunque no hay una razón particular. Simplemente odia su cabello “teñido”.
Zach & Zeke Lefebvre. Medios hermanos. Diez años. Gemelos. No tiene una relación profunda con ninguno de ellos puestos que son hijos de “la perra”, por lo cual se limita a tratarles muy poco.
Adrianne Godeau-Lefebvre. Madre. Fallecida. Nunca habla de ella, pero le recuerda bastante bien.

•Otros Datos•

Nivel de adquisitivo: Alta. Noah nació en el seno de una familia de buena posición económica de Luisiana forjada por los años, además de que el trabajo de su padre, así como el de su esposo y el propio la han colocado en un nivel de vida de bastante lujo, cosa que se refleja en sus gustos, ropa, manías y demás.
Pertenencias: ¿Viaje express?, ninguna mujer debe viajar jamás con solo una maleta, por lo cual Noah no es la excepción. Lleva tres de ellas, de la última línea que adquirió en París – un par de días – de Louis Vuitton en color vino. La más grande de ellas lleva varios conjuntos de ropa, desde vestidos hasta accesorios como bufandas y mascadas. La segunda de ellas, de menor tamaño, lleva su colección de zapatos de tacón alto, imprescindibles no solo para ella sino para defensa personal, ya que es una de las seguidoras de la defensa personal a base de stilettos. La última maleta y la más pequeña es para asuntos de trabajo. En ella lleva dos portátiles de la más avanzada tecnología que le sirven para poder conectarse a cualquier punto. Además de eso lleva un par de dagas, navajas y por supuesto, armas de fuego. Una calibre .454 taurus, una Colt automática, un revólver y una pequeña de bolsillo, municiones de sobra y una pequeña caja cuyo contenido es la variación más exótica de venenos que le permiten desde enamorar momentáneamente a algún investigado hasta matarle en un par de segundos, acompañados, por supuesto de su antídoto, pues debe ser precavida en caso de que el consumo de alguno de ellos sea por alguien equivocado.
Enfermedades: Sufre de dislexia, lo que hace que sea algo difícil su lectura, aunque nada de gravedad puesto que ha estado con ella toda su vida. Fuera de eso no sufre de ninguna enfermedad crónica.
Antecedentes: Públicos y nulos. Noah es un agente encubierto por lo cual su historia aún puede revisarse en el momento que un juez lo dictamine, aunque este es nulo ya que debido a su actual empleo posee ciertos beneficios. Su expediente es algo grueso debido a que no solo irrumpió la ley con delitos de internet, sino que tiene muchas multas, además de un par – más de doce – arrestos por exceso de velocidad, manejar en estado de ebriedad y consumir narcóticos. Todos los delitos son viejos debido a que luego de entrar en la Agencia ninguno – aunque sea la menor multa – ha aparecido en este.
Manías o Trastornos: Noah tiene muy poca paciencia. Probablemente sufre de alguna clase de neurosis bastante leve, aunque nada que le haga explotar en algún momento. No tiene manías más allá de jugar con su cabello en las situaciones en las cuales se encuentra nerviosa – poco común -. Tiene poca paciencia, eso si. Puede que tenga apariencia de chica delicada, pero con arma o sin ella sabe como torturar bastante bien a los demás para poder obtener lo que quiere.
Fobias: Perder a Isobel. En muchas ocasiones ha querido largarse, dejar a su marido y a su padre, mandar al mundo a tomar por culo y tomar las riendas de su vida como se le da la gana, aunque Isobel siempre es suficiente razón para calmarse y esperar. Su trabajo le ha hecho deshacerse paulatinamente de muchos de sus miedos, pero aún así ese es uno de los cuales no puede desprenderse.
Gustos:
Noah es una mujer de gustos… simples. Le gusta ganar sobre cualquier cosa, el ganar siempre será su ambición.
Los hombres con aspecto “malo” también le hacen sonreír a la menor provocación.
La adrenalina, las guitarras estridentes y todo lo que pueda catalogarse como “peligroso”.
Los ravioles rellenos de langosta en salsa de cuatros quesos, que es su platillo preferido.
Ir de compras, puede ser uno de sus mayores placeres en el mundo.
El color rojo, que aunque no le gusta usarlo demasiado en su ropa, le fascina al grado de perder su mirada en él cuando le ve.
Los orgasmos. ¿A qué mujer no le gustan los orgasmos?
Estar siempre inalcanzable.
Los perfumes. Adora esconder la nariz en cualquier cosa cuyo olor la vuelva loca.


•Extra•

Religión: Criada bajo la religión católica, aunque no la profesa. En la actualidad es agnóstica.
Habilidades: Noah es una hacker profesional. Tiene la habilidad de romper firewalls en cuestión de segundos, así como crear hidras y troyanos en un par de minutos. Es hábil con cualquier aparato electrónico y no es necesario que tenga una portátil para acceder a alguna información puesto que puede hacerlo con la simple Blackberry. Además ha recibido entrenamiento por parte de la agencia, lo que le da cierto control en situaciones de riesgo. Es conocida, además por tener una puntería literalmente de muerte.
Deportes: El tennis. En su tiempo libre no duda en ir al Club al cual pertenece para jugar un partido de tennis, aunque no es profesional ni adicta a este deporte.
Mascotas: Ninguna. Aunque se ha planteado la posibilidad de que sea buena idea comprarle un cachorrito a Isobel.
Idiomas: Inglés y francés, sus lenguas maternas. Habla ambas con bastante fluidez. Español, el cual también domina a la perfección. Dentro de la agencia le han pedido que tome un par de lenguas extras, por lo cual se inclinó por el italiano, aunque apenas va a medio curso por lo cual no termina de entenderle por completo.
Estudios: ¿Cual es su nivel de estudios? Noah ha ascendido en su empleo debido a sus habilidades. La CÍA normalmente recluta a profesionistas destacados en su campo… o bien, otros destacados que no tienen precisamente estudios. Noah es la muestra de ello puesto que – aunque eso solo lo saben un par de personas – ni siquiera terminó la High School.


avatar
Ainhoa Lefebvre

Mensajes : 1
Bombillas : 0
Fecha de inscripción : 09/12/2011
Edad : 31
Localización : Tren de Medianoche.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noah Lefebvre.

Mensaje por La Bruma el Vie Dic 09, 2011 4:03 pm


Ficha Aceptada
Bienvenid@ al Vagón 7, ya puedes abordar.




Lo que esconden los secretos, la bruma solo trae los recuerdos…

Si me ves llegar, es mejor que te escondas para salvarte.
avatar
La Bruma
Narrador

Mensajes : 115
Bombillas : 81
Fecha de inscripción : 20/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.